Páginas

lunes, 20 de marzo de 2017

III NOGALTE TRAIL EXTREME - 24,3 KM - 1.101 D+

                             III NOGALTE TRAIL EXTREME


Puerto Lumbreras, esta localidad murciana frontera con la provincia de Almería sería mi nuevo destino para participar en la tercera edición de la Nogalte Trail Extreme, una prueba de 24,3 km y 1.101 D+ aproximadamente, con una buena bolsa de corredor, buen avituallamiento post carrera y buen equipo de voluntarios/as.
Llego al Albergue Cabezo de la Jara, lugar de la salida (con perdón), casi con una hora de antelación, recojo el dorsal, me cambio y espero pacientemente a que llegue la hora de salir. Mientras estoy por allí vuelvo a encontrarme con Esther Sánchez y busco sin éxito a los hermanos Jesús y Fernando que iban a participar en la carrera "corta".

Poniendo todo a punto.

Recogida de dorsales.

Algunos calentando (yo lo hago en carrera).

Puntualmente dan la salida. Rodeamos el Albergue, un poquito de asfalto y a correr por el campo. No tengo ni idea de como es la carrera, no he visto ningún perfil y sobre el desnivel pregunté minutos antes de salir. Según se ve el paisaje tiene pinta de que va a ser del tipo rompe piernas, con  muchas subidas y bajadas cortitas aunque por ahí también se divisa alguna subida mas larga. 

Al fondo se ve la subida "gorda".

La salida (con perdón). No me busqueis que no se me ve.

Los primero metros. Aquí si se me ve.

Vuelvo a salir con un ritmo cómodo/alegre y llevo por detrás a Esther (mi referente cuando coincido en carreras con ella) , si voy cerca, voy bien. Mi objetivo aquí es hacer un buen entrenamiento de calidad de cara a la Perimetral de Benissa que será mi siguiente carrera en 15 días y bueno, si cae algún podium mejor. 
Como imaginé voy alternando subidas con bajadas entretenidas y de momento todas corribles. Llevo un buen ritmo adelantando de vez en cuando a algún corredor. Dejamos estos entretenidos sube bajas y comienza una subida de las que se hacen andando. Es una subida larga pero no llevamos muchos kilómetros y la hago bastante bien, además esta zona tiene mejor paisaje. Bajada bonita por senda en la que me adelanta un corredor que por sus aspecto yo diría que compite directamente conmigo, no pasa nada, yo a lo mio, voy algo fuera de mi zona de confort y no pienso apretar. Ahora bajamos por una entretenida rambla con bastantes piedras y en mitad de ella justo cuando estoy alcanzando al corredor que me adelanto antes empiezo a sentir un dolor en el costado derecho, flato??, no puede ser..., yo pensaba que el flato ya lo habían erradicado hace años,..., joer y ahora que hago?. Aflojo un pelín y termina la bajada enlazando con otra subida, "la gorda" comentó mi compañero. Nos hemos unido a otros 3 corredores de los cuales sospecho que dos están en mi categoría (hasta el final no supe que eran de otra, pero es que la gente se cuida poco y me confunden) y llegamos juntos a un avituallamiento en el que yo no paro (ellos si). 

Avituallamiento al inicio de la subida "gorda".
Esta subida también hay que hacerla caminando y transcurre por una especie de senda de piedra con una especie de escalón cada poco metros, por cierto, el flato según vino se fué. El desnivel es bastante mas pronunciado y a pesar de ir sin bastones no lo hago mal, pero claro solo llevamos 10 kilómetros, según  otro corredor que va a mi lado. Mi ritmo hace tiempo que dejó de ser cómodo, está carrera es más exigente con tantos sube bajas y voy mas forzado pero bien. Termina la ascensión y senda otra vez alternando subidas y bajadas, aquí se empiezo a ver a alguno de los participantes de la prueba de senderismo que te van cediendo el paso. El final de una bajada llega a una carretera asfaltada que se toma hacia la derecha, es cuesta arriba y me obligo a hacerla corriendo aunque mis fuerzas empiezan a ir justas.

La carretera asfaltada.

Se deja la carretera y me meto en una ancha rambla con algo de arena en ligera bajada. Intento mantener un buen ritmo, he hecho mis cálculos según he ido adelantando a corredores y quizás pueda ser tercero ( si no me adelanta nadie). 

La arenosa rambla.
En esta rambla se van viendo a mas senderista y un voluntario me confirma que aún quedan dos subiditas y unos 4 kilómetros para meta. La primera de las subidas no es gran cosa y decido subirla trotando aunque gaste las pocas fuerzas que me queden. Una  bajada para recuperar y otra rambla con arena en falso llano que me deja a los pies de la última subida, muy corta pero dura. En la mitad me da por mirar hacia atrás y veo casi pegado al los dos corredores sospechosos, ¡ joer , que me pillan !, troto el resto de la subida llegando a una carretera y justo ahí me dicen que la meta está a solo 200 metros. ¡¡ A apretar !!. Voy subiendo por esa carretera pero el recorrido es por una senda que va paralela entre unos árboles, así que de un salto me meto en ella dando el susto de su vida a un senderista. Acabo con la subida y con mis fuerzas y tras unos últimos metros en bajada por carretera entro en meta con un tiempo de 2h 42' 21". 
Me cambio y  espero los resultados junto a Fernando y Jesús (1º de su categoría) tomando  unas cervecitas. Al final quedé 2º de mi categoría y 33 de la general, sorprendido, cansado pero contento.

En el podium posando junto a mi premio (la copa).

Recién llegado, con Fernando y Jesús.


Hidratándome convenientemente en la zona de meta.
A estos dos no les conozco.

Los premiados.




viernes, 10 de marzo de 2017

UTY 2017 - TINTO TRAIL

                           TINTO TRAIL - 59,3 KM - 2.659 D+


A las 5:30 a.m., en pié que la carrera comienza a las 8 y no quiero tener problemas durante el trayecto. Salgo aún de noche y tras una horita de viaje muy incómodo debido a unas molestias en la espalda llego al Aula de Naturaleza Coto Salinas, muy cerquita de Yecla. Aparco en la zona que han habilitado a tal fin y me acerco a recoger el dorsal. No hace mucho frío y falta poco para amanecer. En la zona de dorsales hay de momento poca gente y todo va muy fluido.

Recogiendo el dorsal
Me quedo un ratito por ahí y aprovecho para saludar a Javier Salar, un mas que posible candidato a la victoria en esta prueba y  a J.F. Corbalán un chaval muy majo de Cehegín con  el que compartí varios kilómetros en Mentiras Vertical. Cuando vuelvo al coche para prepararme y ponerme guapo me encuentro con Antonio Bernal, un buen amigo con el que he coincidido ya en varias Ultras, un ratito de charla y a cambiarnos.
Y se hizo de día.

Con Antonio, mi amiguete de Jumilla.
De vuelta a la zona de la salida (con perdón) busco a Antonio y seguimos de charla mientras esperamos el momento de salir.
Estoy algo preocupado. El martes pasado,  cargando una estantería en el Ikea me había hecho daño en la parte baja de la espalda y seguía teniendo molestias. Obviamente si estaba allí era porque había probado salir a correr y podía hacerlo pero una cosa son 10 km., en llano y otra hacer casi 60 con 5.300 metros de desnivel acumulado (2.650 up y 2.650 down). Y ahí estaba yo, a escasos minutos de que dieran la salida, auto convenciéndome de que todo iría bien, total, solo tenía un gran dolor con la acción de sentarme, levantarme, agacharme, incorporarme, estirarme o torsiones raras y yo no iba a hacer nada de eso.... Mi objetivo lo tenía muy claro, simplemente llegar e intentar disfrutar.

A punto de salir, yo estoy por los pinos esos de atrás.
Salgo de los últimos pegado a Antonio y tras hacer un pequeño tramo de asfalto nos metemos por un camino ya de tierra. Sé que tenemos unos 13 kilómetros fáciles en bajada y llano hasta que empecemos la primera subida importante. Busco un ritmo cómodo y me aseguro de ir lo mas "tieso" posible y teniendo claro que como se me caiga algo al suelo, ahí lo dejo.

Buscando el ritmo.
Cruzamos la carretera que une Pinoso con Yecla y tras un tramo por camino llegamos a Raspay donde hay un control. 

Entrando en Raspay.
Me toman nota del dorsal y sigo mi camino. A Antonio no lo veo y me extraña (al finalizar la carrera  me enteraría de que justo al salir se había torcido un tobillo y tuvo que abandonar). Pasamos por unos campos sembrados y enseguida comenzamos a subir, voy pegado a la gran Esther Sánchez y mientras la lleve de referencia significa que voy bien. Suave subida al principio pero según se asciende se vuelve mas dura y me empiezo a dar cuenta de algo, esta carrera no va a ser tan fácil como yo pensaba. Llevo varios meses sin entrenar muy católicamente y sin hacer absolutamente nada de desnivel, que me puede ir bien en carreras "cortas" y subidas "suaves" pero aquí lo voy a notar. Durante la subida, un corredor que va a mi lado me va explicando como es el recorrido y la sorpresa final que nos espera casi llegando a meta. Algún que otro corredor me adelanta con demasiada facilidad y es que yo andando y además subiendo soy pésimo. 

El marine que llevo detrás me fue explicando como era el recorrido.
Con mas esfuerzo de lo esperado por fin llego arriba, un corto llaneo, una bajada por senda, un trocito de pista que dejamos para bajar ahora por una zona algo complicada con piedrecitas (aquí Esther tuvo un pequeño resbalón sin consecuencias) y llegamos a una ancha y cómoda pista con bonitas vistas del valle. Tras un buen tramo por esta pista se inicia una bonita  bajada por una senda con bastante vegetación en la que hay que tener cuidado, llegando a los pies de la subida mas dura de la carrera, en poco mas de 1 km., se ascienden algo mas de 600, casi  ná (mirad el perfil).
Pues eso, habrá que subir ya que estamos aquí. Nada mas comenzar se que lo voy a pasar mal, lo de subir casi escalando se me da fatal y a mi, lo duro y empinado se me atraganta (con perdón). Agacho la cabeza, me pongo en modo penitente y haciendo uso de los bastones (gracias Antonio por tu consejo) comienzo el lento ascenso. Esther me adelanta como si fuese por llano y poco a poco se va alejando hasta perderla la vista. Miro hacia arriba y distingo a lo lejos, pero muy lejos, un punto amarillo y otro rojo, ¿esos son corredores?,  ¡ Joer la que me espera...! Sigo subiendo, un paso de esos de S.Santa va mas rápido que yo y veo con envidia como me pasa algún que otro corredor con gran facilidad. Por lo menos el paisaje de la Sierra de El Carche  es precioso y me consuela ver que alguno  lo está pasando igual de mal que yo ( esto es de ser mala persona, ya lo se). Parece que ya estoy llegando arriba pero no, toca sufrír un poco mas. Ahora si, cuando veo a un fotógrafo se que estoy en la parte final. Como debo de ir que ni veo el camino y el fotógrafo me tiene que ir indicando, yo se lo agradezco posando con la mejor de mis caras de sufrimiento. Si estuviera en  un video juego, esta subida me habría quitado tres vidas.



Hay mas, el fotógrafo se cebó conmigo.

Por fin arriba, un corto cresteo, una pequeña bajada por senda y llego a un avituallamiento. Relleno agua y comienzo una suave bajada por camino. Ni que decir tiene que no voy para tirar cohetes, las piernas me duelen bastante pero por lo menos la espalda se comporta y únicamente tengo unas pequeñas molestias soportables. Todo lo que se puede correr lo corro y si el terreno pica hacia arriba alterno correr con caminar. 

Comienza la rambla y la diversión.
Ahora toca bajar por una rambla algo complicada por las piedras sueltas, raíces y cierta inclinación por lo que me quito las gafas de sol para ver mejor. Voy corriendo con cuidado y mi ritmo no es malo. Un corredor se me pega detrás y me "achucha" haciendo que incremente el ritmo. Voy tan pendiente del suelo que en un giro no me fijo bien y me doy en el ojo con una rama de pino. A la dificultad de la bajada ahora se le añade que veo borroso con el ojo derecho y se que tarde o temprano voy a caerme , pero no, el que se cae es el compañero, me intereso por el y me dice que está bien que siga bajando, llegando enseguida al final de esta rambla donde hay un avituallamiento. Llega el compañero caído y me vuelvo a interesar, se ha hecho algo de daño en la muñeca derecha pero está bien. Le comento a un voluntario si me puede echar agua en el ojo que le veo borroso-- mejor que le veas borroso que es muy feo-- contesta una voluntaria muy simpática. Me echan agua milagrosa pero sigo viendo mal. ¡ No pasa nada !, el ojo tampoco es un órgano tan importante (para correr).

Echando agua al bidón y al ojo. 
Junto al compañero que tuvo la pequeña caída.

Ahora toca un pequeño tramo que hago corriendo y después una subida de unos 300 metros de desnivel por un bonito sendero donde hay algún árbol caído. 

Y lo que me costó pasar por aquí por culpa de la espalda.


Hay que ver lo que mejora el paisaje cuando yo salgo.

Son las 14h y llevo 38 km. ya, hago cálculos y me salen 7 horas de carrera, bueno no voy muy mal (llevaba en realidad 6, no se porqué calculaba habiendo salido a las 7 en vez de a las 8) y pienso que quizás pueda bajar de 9h30'. Estoy sorprendido con la carrera, yo pensaba que sería mas bien fea pero es todo lo contrario y voy disfrutando del bonito paisaje intentando fijarme bien en todo. Se que al final solo recordaré pequeñas partes y mientras voy subiendo me pregunto que criterio usa el cerebro para seleccionar los recuerdos que al final nos quedan, porque elige unos detalles y no otros, si son aleatorios o no, en fin..., ya veis que en estas carreras da tiempo a pensar muchas tontunas.
Volviendo a la carrera..., llego sin mucha dificultad al final de esta subida y enlazo con una ancha pista con vistas a mi izquierda de la Sierra Salinas, donde está situada la meta. Mientras sea llano o  bajada lo hago corriendo y los tramos hacia arriba fáciles alterno cada dos balizas correr con andar. Las piernas siguen doliéndome, la espalda aguanta con pequeñas molestias y el ojo vuelve a estar operativo, no me puedo quejar. En esta carrera también he decidido no comer nada , es la mejor solución que he encontrado para el tema del estómago cerrado que me ha afectado en otras pruebas.  Eso de obligar al cuerpo a ingerir algo cada 2/3 horas sin tener ganas a mi no me iba bien y únicamente como algo si tengo hambre.
Llego al km.43 en Raspay, relleno el bidón con agua, me tomo un vaso de coca cola,  me como un trozo de plátano y salgo corriendo con un puñado de nueces y gominolas en la mano (para hacerles gasto mas que otra cosa). Ahora estamos volviendo por el mismo camino que a la ida y se que tengo unos 4 kilómetros llanos que aunque no me apetece mucho, los hago corriendo. 

El camino y al fondo la Sierra Salinas.

Había que bordearla por la derecha y subir por detrás.
Cruzo otra vez la carretera  y comienzo a subir. Sigue siendo camino y la pendiente es suave así que voy alternando correr con andar. De pronto me siento como si me hubiera tomado un par de copillas y el suelo parece que se mueve mientras corro. Me asusto un poco pensando que quizás me haya dado mucho el sol (hoy iba sin gorra) u otra cosa y me estaré mareando, pero compruebo que corro en línea recta y que si miro al frente en vez de a unos pocos metros delante de mi no tengo esa sensación por lo que me tranquilizo, serán cosas de la edad...
Voy como bordeando la Sierra y ahora empiezo a ir por una estrecha y bonita rambla, la subida sigue siendo "fácil" pero se que  esto no durará mucho ya que hay que hacer unos 500 metros de desnivel mínimo por lo estoy esperando que en cualquier momento empiece a picar hacia arriba de verdad. Justo cuando voy pensando que hace tiempo que no veo a nadie aparece un corredor por detrás, nos saludamos y según su gps vamos por el  km.52.
¡ Hombre Don Daniel ! me dice otro corredor llegando a nuestra altura (en Murcia se me tiene mucho respeto), es J.Fco. mi amigo de Cehegín al que yo le hacía ya en meta pero está acompañando al otro corredor y va en plan tranquilo. Voy liderando el trío y aunque les cedo mi puesto prefieren ir detrás, imagino que será porque irán mas justos que yo, no creo que sea por ir viéndome el culete. La subida se me está haciendo larga y mis fuerzas están ya casi empty. El desnivel parece que se suaviza y unos metros mas adelante por fin llegamos arriba donde se coge  un estrecho sendero y comienza otra bonita bajada. Vuelvo a correr, paso al lado de un corredor que está sentado en una piedra, me intereso por el y me dice que todo está bien, sigo por la estrecha senda y otro corredor (uno de los que me adelanto en el km.vertical) me cede el paso. El sendero da paso a un camino y enseguida llego a un avituallamiento donde me dicen que solo quedan 3 km, aunque uno de ellos es en subida (está era la sorpresa que me habían dicho). Como voy justito de fuerzas, la subida, que es por una cómoda pista, la hago caminando a un ritmo decente. Llego a un cruce, giro a la derecha y ahora asciendo por una carretera asfaltada, aquí empiezo a trotar suavemente, se que no debe de quedar mucho para coger la bajada que lleva a meta.
Ya veo el desvío a mi izquierda y justo en ese momento me adelanta un corredor, giramos a la izquierda y comenzamos  la bajada bastante complicada. Muy abajo se divisa la zona de meta y se escucha la megafonía y aunque no debería hacerlo por lo peligroso de la bajada con bastante inclinación y piedras sueltas incremento el ritmo. Me pego al corredor pero no le puedo adelantar sin salirme del camino con el peligro que eso tiene y no quiero arriesgar mas de lo necesario, así que mantengo la distancia. Termina la bajada, giro a la izquierda y veo la llegada a escasos 20 metros, esprinto mientras miro el marcador sorprendido y entro en meta en 8h32'27".?? (ah claro, que salímos a las 8 y no a las 7).

Llegada al sprint.
En la zona de meta saludo y felicito a Javier Salar por su 2ª plaza y charlo un buen rato con Esther que a pesar de su problemilla en la rodilla ha vuelto a hacer una gran carrera quedando 3ª de la general y 1ª de su categoría. 
Sobre la prueba decir que acabé contento, la espalda se portó (no así en el viaje de vuelta) y a pesar de haber sufrido mas de lo esperado, lo disfruté. Es muy posible que repita.
Y tras un buen rato por allí, picar alguna cosilla, hidratarme convenientemente y comprobar que he quedado el 63 y 6º de mi categoría..., para casa. 

viernes, 3 de marzo de 2017

II TRAIL MONTES DEL PILAR

II TRAIL MONTES DEL PILAR-26,1KM - 1.000 D+


Si, ha vuelto a pasar. Ese que tiene una corona anti vampiros y un original trofeo de un muñeco personalizado con la cara del ganador, soy yo. Esta vez 1º y eso a pesar de los entrenamientos tan anárquicos que hago últimamente, veremos que pasa cuando haga una carrera de "verdad".

Benejúzar, un pueblo de la provincia de Alicante  a tan solo 42 km de Murcia fue mi destino para realizar un nuevo entrenamiento de calidad. En esta ocasión me decidí por la prueba "larga" de 30 km y 1000 D+ (al final los dejaron en 26,1)  pensando que me iría mejor para preparar la Tinto Trail de 59 km con  2.650 D+ de la semana siguiente.
A pesar de la cercanía de esta localidad  me levanto con bastante antelación saliendo con tiempo suficiente en previsión de que me pierda, que yo me conozco.
Cerca de Orihuela y un poco despistado (no decía yo me que conocía) me paran en un control de alcoholemia y mientras espero mi turno pienso si la leche de arroz con miel que ha sido mi breakfast dará positivo en algo, creo que no. Me toca y aprovecho para preguntar al agente de la benemérita sobre mi destino, que muy amablemente me lo indica y me dice no hace falta que sople. Debió de pensar que los deportistas no bebemos alcohol (menos mal que a la vuelta ya no estaban).
Llego poquito después a Benejúzar aparcando esta vez muy cerquita de la salida ( con perdón). Me acerco a recoger el dorsal y sin prisas saludo a algún que otro amiguete que me encuentro por allí. 
Con Pedro al que conocí en los 101 de Ronda. Un tío muy majo.


Con el gran Fali Coleta.

Regreso al coche a vestirme para la ocasión, me pongo en la línea de salida y casi puntualmente a las 9:05 se inicia la carrera.
A punto de salir.
Recién salido (con perdón) y cogiendo el ritmo.
Callejeamos un poquito por el pueblo y enseguida dejamos el asfalto comenzando el trail. Mi ritmo es alegre pero bastante cómodo e imagino que en breve me empezaran a adelantar, calculo que iré entre los 35 primeros. Llevo a unos metros delante de mi un grupo de corredores con los que mantengo la distancia. Poco a poco el grupo se va estirando y a mi de momento no me adelanta nadie. Comienza la primera subida, todos se ponen a caminar pero yo no veo que sea un desnivel importante y sigo trotando manteniendo pulsaciones y respiración controlada. Lentamente voy adelantando a algún corredor y llego a arriba bastante bien. En la bajada aumento un poco el ritmo, no es complicada aunque el terreno tiene algo de tierra suelta con piedras y tienes que mirar bien por donde pisas. Tengo a la vista  a los corredores que van por delante y me doy cuenta de que aunque mi ritmo es demasiado cómodo, poco a poco les voy recortando terreno. De los de detrás no se nada, en ningún momento miré para ver que distancia sacaba, además me daba igual y mi ritmo no lo iba a variar. Esta parte del recorrido era un poco mas feilla sin apenas vegetación y algo desértica. Termina la bajada, llaneamos un poco, pasamos por una balsa de agua y enseguida la siguiente subida por una pista. 
Comenzando una nueva subida.
La hago también trotando, adelanto a un par de corredores y recorto mas distancia con el resto. 
Ahí delante los llevo.

Al final de esta subida hay un vértice geodésico, pasamos al lado y comenzamos a bajar por una cómoda pista donde acelero algo mi ritmo ayudado por la gravedad. 
El vértice geodésico  (foto Geoelx).

Tengo a un corredor a la vista, cada vez lo tengo mas cerca hasta que lo adelanto y le dejo atrás , ¡ lo que hay que ver, adelantando yo en una bajada !...
Acaba la pista, se pasa una valla caída y sigo bajando ahora  campo a través siguiendo una especie de camino paralelo a una pared de tierra a mi izquierda. Vuelvo a acercarme a otro corredor al que también paso antes de llegar al final de esta nueva bajada. Un giro a la derecha y se empieza una fácil subida por una especie de rambla. A pocos metros delante de mi va otro corredor que me suena, está en mi categoría y quedó delante de mi cuando hice podium en mi anterior carrera. Al verlo soy consciente de dos cosas; si le he pillado no voy tan mal y que hay alguna posibilidad de que en esta carrera vuelva a hacer podium. Decido ponerme justo detrás e intentar seguir su ritmo pero me doy cuenta de que  voy mas despacio, así que me salgo de su estela y sigo a lo mío. Cuando le estoy adelantando escucho su respiración y me da la impresión de que no está pasando un buen momento, subo un punto mi ritmo y lentamente me voy alejando. Al llegar arriba aprieto un poquito, no vaya a ser que el compañero se recupere.
El paisaje ha cambiado, hay bastante mas vegetación con pinos. La bajada por la que estoy es algo complicada y aunque no voy con mucho cuidado  no tengo ningún contratiempo, además estreno zapatillas (esto ya sabéis que dicen que no se debe hacer) y el agarre es perfecto.
Voy sin referencias, no se cuanto llevo y me gustaría saber cuanto falta para poder gestionar mejor las fuerzas. Llego a un cruce donde hay un par de voluntarios y les pregunto cuanto queda, me dicen que 7 u 8 kilómetros. En otro cruce mas abajo otro voluntario al que pregunto me dice que quedan unos 10. Si veo a otro decido no preguntarle porque al final me quedarán mas de los que llevo. Elijo al que me dijo 10 para evitar sorpresas y sigo bajando.
La zona por la que voy sigue siendo bonita. Dejo la bajada y comienzo a ir por un sendero bordeando una profunda rambla a mi izquierda, el sendero me baja a la rambla y ahora hago el camino a la inversa pero subiendo por la rambla. Salgo de la rambla y ahora cojo otro sendero volviendo otra vez a bajar pero por el lado contrario, o sea que ahora la profunda rambla la tengo a mi derecha (no se explicarlo mejor, lo siento). Llevo bastante tiempo sin ver a nadie exceptuando a algún  ciclista o a algún que otro voluntario. En ningún avituallamiento he parado ni siquiera a rellenar agua, mi ritmo sigue siendo muy bueno y a pesar de que ya llevo mas de medio maraton y que he salido en ayunas me sigo sitiendo fuerte.
Queda la última subida, voy ascendiendo otra vez por pista y al fondo veo extrañado a unos 10 o 12 corredores. Según me voy acercando a ellos me doy cuenta de que pertenecen a la carrera de 15 km pero veo a uno que va de rojo y negro que lleva el dorsal de la mía y por su aspecto yo diría que compartimos categoría. Lentamente me voy acercando a todos pero la pista se deja y ahora cogemos una estrecha senda que obliga a ir en fila. Voy más rápido que los que me preceden pero es complicado adelantar. Aprovecho algún hueco para ir colándome saliéndome del sendero. Pido paso amablemente y amablemente me van dejando pasar hasta que por fin adelanto a todos los de la carrera "corta". Termino la subida e inicio una pequeña y algo técnica bajada que hago mas rápido de lo que debería,  ¡¡me han entrao las prisas !!. Un corto llaneo y llegamos al Santuario de la Pilarica, bajamos unas escaleras y accedemos a una larga carretera. 
El Santuario y la carretera.
A unos 20 metros veo al corredor de rojo y decido apretar para cogerle, joer con lo tranquilo que yo iba.... 
Me pongo justo detrás de el, mi ritmo ha pasado de alegre a agridulce y de cómodo a estresante. Como voy algo forzaillo yendo ahí pegado decido salir de dudas y preguntarle, así que me pongo hombro con hombro, nos miramos, nos saludamos y le pregunto si está en mi categoría. No, no lo está. Ya mas tranquilo y cansado sigo bajando, giro a la izquierda otro a la derecha y enfilamos la recta final a meta. Podía haberme relajado ya, las cosas no iban a cambiar, pero opto por hacer estos últimos metros a tope y eso hago, entrando en 02h:33':11'' ,  1º de mi categoría y 20 de la general.
Mi entrada en meta. Que estilazo.....
 
Recién llegado. Esta foto me la hizo Jose Mª, el corredor de rojo al que adelanté.
Contento, con el resultado y sobre todo por la sensaciones tenidas durante toda la carrera. Es una prueba que recomiendo, cuidan al corredor, está muy bien balizada con voluntarios repartidos en cruces o lugares mas complicados y lo mejor, paella y cerveza no limit.


To Daniel &  Claudia.

sábado, 18 de febrero de 2017

II TRAIL MAJAL BLANCO


          II TRAIL MAJAL BLANCO - 15 KM (550 D+)

Seguimos con los entrenamientos de "calidad". En esta ocasión me decidí por una carrera muy cerca de casa y por una zona que conozco bastante bien al entrenar muy a menudo por ahí, por lo que el recorrido no me iba a sorprender ( o eso creía).
Entre semana había nevado fuertemente en Murcia ( y yo en Madrid) aunque con el paso de los días fue desapareciendo la nieve y al llegar el fin de semana prácticamente no quedaba nada, por lo que no tenía muchas esperanzas de poder ver algo blanco durante la prueba.
Llego con casi una hora de antelación a  Torre Guil  y aparco lo mas cercano a la salida (con perdón), a unos 2 kms y cuesta arriba. Como tengo tiempo suficiente me acerco a la zona de meta para ver el ambiente. Estoy un buen rato por allí y después vuelvo al coche a cambiarme y otra vez vuelta a la Plaza de las Moreras a esperar la salida (c.p.), no he empezado aún y ya he hecho 6 kilómetros, casi media carrera.
Vistas desde la zona de salida.

Con Fernando poquito antes de salir.

Mientras estoy esperando junto a Fernando que vuelve a participar conmigo en otra carrera, me ve Javier Salar, de lo mejorcito de Murcia, una carrera un podium (en esta fue 2º de su categoria y 4º general), un tío muy majo y cercano y encima inteligente (es lector de mi blog). Se acerca sorprendido de verme allí porque el sabe bien que me gustan grandes y duras (hablo de carreras). Charlamos un ratito sobre sus objetivos del año y como sabe de mi anterior podium y le veo algo nervioso, le tranquilizo diciendo que ya no estoy en su categoría y que puede correr relajado :) .
Preparados para salir (J.Salar es el de naranja)

Nos situamos lo mas adelante posible e impuntualmente dan la salida iniciando la primera bajada por asfalto de unos 300 metros, a continuación un giro cerrado a la izquierda y ya por camino comenzamos la larga subida de unos 5 kilómetros que nos llevará al Pico del Águila.
La subida es por pista y camino, todo corrible. Se que será toda así hasta llegar arriba y que el desnivel exceptuando unas pequeñas partes no será demasiado duro. Llevo un ritmo alegre, calculo que iré entre los 60 primeros con Fernando a mi lado. Mientras subo voy pensando en lo que ha dicho el organizador antes de salir.., han cambiado parte del recorrido por culpa de los árboles caídos a causa del temporal y por la nieve, pero qué nieve??...
Sigo subiendo a buen ritmo adelantando de vez en cuando a algún corredor,  Fernando sigue conmigo o mejor dicho yo con el intentando que no se me vaya.
Atravesamos otro tramo de carretera y cogemos de nuevo camino. Ahora viene una parte mas dura y algo que no me esperaba... Hacemos un giro a la derecha y voila !! un árbol caído en medio  con algo de nieve que nos obliga a salirnos del camino y a saltar por un lado. Seguimos subiendo y va apareciendo mas nieve cubriendo parte del recorrido. Que bonito!!, yo que hasta ese día el único hielo que había visto en Murcia había sido en los cubatas y me encuentro ahora corriendo sobre un manto blanco.
Nos metemos por una senda en la que es complicado correr, hay bastante nieve y mas árboles tumbados que nos entorpecen aún mas. 
Parte del recorrido (foto Joaquín Soriano).

Esto está siendo divertido. Salimos de la senda a un camino, un pequeño tramo llano, otra pequeña subida y por fin llegamos al techo de la prueba, Pico del Águila. Corono y ahora comienza una parte bastante "entretenida", una larga bajada por ancha pista toda cubierta de nieve.
Unos primeros metros con cuidado pero poco a poco voy acelerando  como si el suelo estuviese perfecto pero sabiendo que como pise algo de hielo o algún hueco tapado por la nieve de ahí no salgo ileso. Adelanto a alguno que otro menos loco que yo y tras ir por una zona que no me suena llego a una rambla con numerosas piedras que dificultan mucho el correr y encima esta vez lleva agua con mas árboles caídos que tienes que ir sorteando por lo que la dificultad aumenta y mas aún si en una mano llevas las llaves del coche (no tenía bolsillos) y en la otra un botellín con agua. Salto una piedra, salto un tronco caído y zas!! al suelo sufriendo una bonita caída. Me levanto disimulando por si alguien me ha visto (un voluntario de la organización fue testigo del hecho) y reanudo la marcha. La rambla tiene unos 2 kilómetros pero cuando solo llevo unos doscientos metros nos desvían  por otra pista cuesta arriba (en el recorrido original se bajaba por aquí a la rambla, no se subía). Tiene cierta pendiente, sin nieve y aunque los corredores que veo van caminando yo voy con mi trote suave y acercándome lentamente a Fernando que va unos 50 metros delante de mi.
Llego a un cruce y giro a la derecha para comenzar una larga bajada hacia meta. Fernando ha desaparecido, imposible pillarle ya. Me siento fuerte, apenas quedarán unos 4 kilómetros y el terreno invita a correr y eso hago aumentando el ritmo.

 Esta pista llega hasta los píes de la Urbanización de Torre Guil donde se coge un tramo de carretera que si no la dejas te lleva a meta directamente e incita a correr mas rápido pero sabedor de la pequeña sorpresa que vendra en unos metros me lo tomo con tranquilidad y tras pasar al lado de mi coche aparcado dejo la comodidad del asfalto y tomo una cortita y algo dura subida hacia la izquierda que hago trotando con calma y ahora si, una vez arriba a tope el último kilómetro, parte por asfalto , otra cortita subida por senda y el último tramo en bajada que me lleva directamente a la meta en 01:26':49", posición 42 de la general y 7º categoria.
Como no hay fotos de la llegada os pongo otra con Fernando

Acabé contento con el resultado, con el bonito recorrido nevado en parte y sufriendo mucho menos de lo esperado.